in

Solari, el wing con gol que es boom en River

Solari, el wing con gol que es boom en River

Es tentador escribir en estas líneas que Pablo César Solari nació para ser jugador de River más allá de la herencia familiar que le dejaron sus viejos con la fórmula gallina de su primer y segundo nombre, homenaje al fútbol de Aimar. Más allá del packaging, de su nombre, de su apellido, de su fanatismo o de su humildad para declarar sin estridencias cada vez que se lo consulta (fiel al manual implícito de este club), hoy dan ganas de decir que Solari parece hecho para River por cómo juega.

Por la soltura con la que se mueve con apenas 21 años en un Monumental estallado con una Banda roja cruzándole el pecho que, a lo largo de la centenaria historia de este club, tantas toneladas les ha pesado a futbolistas con cientos de galones. Pero claro: lleva recién seis partidos en la primera del equipo de sus amores PCS como para lanzarle encima definiciones tan terminantes.

Mirá también

Gallardo recupera a Casco y Martínez y espera a Díaz y Suárez

Tan cierto es que su carrera en Núñez recién empezó a gatear como que incluso desde sus primeros minutos oficiales se advirtió a Solari como a un jugador analizable en el orden de lo predestinado. Por caso, que sea la figura de River en sus primeras presentaciones tiene un valor doble: son contados con los dedos de las manos los refuerzos de esta era, que ya pasa los ocho años, que rindieron desde un inicio: Pisculichi, Alario, Scocco, Armani, Suárez… No hay muchos más. Y salvo Alario, la mayoría de ellos tenía encima sobrada experiencia. Triple valor, entonces.

Mirá también

Primer gol de Castellanos en Girona

Acaso que viniera de un club grande como es el Colo Colo en Chile (y de un equipo que además practicaba con Gustavo Quinteros un fútbol análogo en intensidadal y vocación ofensiva al del CARP) haya sido un pequeño handicap para este chico que el domingo anotó su tercer gol en seis partidos. Y que así ya lleva en Núñez una media goleadora de 0,5 por juego, duplicando la que había cosechado en el Cacique (16 gritos en 71 PJ: 0,23).

De Solari y de la gestión de Marcelo Gallardo dependerá que este arranque tan esperanzador no quede en eso, como ocurriera con jugadores como Braian Romero o Tabaré Viudez, pero las condiciones del puntano parecen dar otro tipo de garantías: no sólo rindió en un equipo en el que los refuerzos suelen encajar -si es que lo hacen- recién con meses y a veces años de rodaje sino que Solari lo hizo en un River que no estaba tan consolidado en funcionamiento como estuvieron tantos otros en este ciclo: su frescura fue también un contraste en sí mismo para un River que transitaba arenas movedizas en términos de juego y de resultados.

Mirá también

"Me lo voy a guardar para siempre": la arquerita viral a la que Armani conmovió

“Dentro de su muy buena adaptación, que está siendo muy rápida de entrada, hay un proceso obvio para establecerse en el que puede haber una merma. Es lógico, como les pasa a muchos. Trataremos de que ese pasaje sea lo más dinámico posible, que las luces que de repente se prenden no se apaguen, que Pablo se siga sosteniendo en buena forma pero con el equipo que lo respalde más allá de sus condiciones naturales. Se lo tiene que sostener con un funcionamiento”, dijo Gallardo después del 3-0 a Central Córdoba en el que la familia de Solari pudo verlo convertir por primera vez en las tribunas del Monumental después de viajar especialmente desde Arizona.

El Muñeco sabe que tendrá que cuidar al Pibe, y también explotar su mejor versión en pos del equipo: con condiciones de wing natural, el domingo el Muñeco decidió cerrarlo un poco más como segunda punta para no bloquear las subidas de Andrés Herrera por el lateral derecho.

Y más allá de las variantes que ofrece Pablo César (ya lo había probado tanto de extremo por derecha como por izquierda para no dar referencias de marca), el esquema que utilizó ante los santiagueños con Borja de 9 pareció encajar perfecto y de manera menos asimétrica en ataque. Algo así como la dupla Palermo-Palacio en la vereda de enfrente a comienzos de este siglo.

Solari ya se ganó un lugar en el equipo (Prensa River).

Solari ya se ganó un lugar en el equipo (Prensa River).

Como sea, abierto en un 4-2-3-1 ó de segunda punta en un clásico 4-3-1-2, Solari es decisivo: sólo tardó cuatro partidos de titular en llegar a tres festejos con la venia militar dedicados a su abuelo, un hito en la era. Y es que los goleadores de este ciclo demoraron bastante más en llegar a tres: Alario (41 goles) tardó un mes y medio; Julián Álvarez (54) un año y medio; y Borré (55), dos meses.

Por supuesto, PCS no llegó a su techo: wing natural (toda una curiosidad en el River de MG), aún no suma asistencias, otra de sus especialidades. Pero tiene por delante un largo camino para seguir con una evolución que, si la tendencia no se desvía demasiado, puede tener pronóstico europeo y, por qué no, de Selección. Para eso, claro, falta mucho. Aunque por ahora, Solari para River es un wing-win.

Los goles de Solari en River

Mirá también

Con Matías Gallardo, la Reserva busca recuperar la punta

Fuente

Te gusto?

Publicado por Redacción FL

“El Futbol mexicano se encuentra en un muy buen momento”: Franco Di Santo, jugador de Xolos de Tijuana

“El Futbol mexicano se encuentra en un muy buen momento”: Franco Di Santo, jugador de Xolos de Tijuana

Ex entrenador explica por qué las tácticas de Christophe Galtier benefician a Lionel Messi, Neymar

Thierry Henry sorprendió a Kylian Mbappé, Lionel Messi y Neymar jugando a la defensiva