in

¿Por qué River no apareció en las bravas en 2022?

¿Por qué River no apareció en las bravas en 2022?

No fueron pocos los períodos de incertidumbre futbolística durante estos ocho años del glorioso ciclo Gallardo en River: hubo, entre vueltas olímpicas, tramos más chatos, rachas adversas, finales perdidas, incluso algunos clásicos antes y después de Madrid.

Lo excepcional de esta versión, la veinte ventidós, es que la languidez de esa sensación de desconcierto, lo extensa que es esta etapa marcada por la irregularidad. Pero más extraño aún es ver a un equipo que no haya estado a la altura de ninguna de las paradas más bravas que tuvo en el año.

Los malos momentos del ciclo, de hecho, en general se extinguieron en algunos de esos partidos límite, con aquella final de la Supercopa en 2018 contra Boca en Mendoza como ícono y orilla que dividió las aguas turbulentas y la mayor gesta de la historia del club.

A un efecto similar se refería el propio Muñeco cuando pedía hace meses encontrar el momento del clic para despegar. Y River tuvo clics a disposición, muchos, pero nunca dio la talla.

Otra prueba que River no pudo pasar en 2022. (AFP)

Otra prueba que River no pudo pasar en 2022. (AFP)

No lo hizo en el primer superclásico en el Monumental, contra un Boca que le ganó casi sin querer ganarle; menos que menos ante Tigre en los cuartos de final de la Copa de la Liga, en una derrota tan inesperada como dolorosa; no lo hizo en Liniers contra Vélez, acaso en el peor o uno de los peores partidos de esta era; tampoco pudo imponerse en la vuelta en el Monumental más allá del escandaloso uso del VAR que lo perjudicó; no estuvo tampoco a la altura en la Bombonera el domingo.

El fallo de Tobar sacó a River de partido en la vuelta con Vélez. (EFE)

El fallo de Tobar sacó a River de partido en la vuelta con Vélez. (EFE)

Mirá también

Boca y River pidieron que la Copa Conmebol valide como Sudamericana

Se puede tal vez hablar entonces de una patología: River no puede sostener un nivel de juego por más de un par de partidos consecutivos, pero tampoco logró plantarse en intensidad para sacar adelante ninguno de los duelos más calientes del 2022, una de las marcas registradas de un ciclo que en el último Súper perdió varias más.

Mirá también

River ya se enfoca en Banfield: los cambios que podría hacer Gallardo

Contra Boca, River no sólo fue superado en vehemencia sino que entregó otras banderas que tenía patentadas: con dos delanteros lejos de su plenitud física y con un esquema poco menos que inédito decidió no presionar la salida de su rival y así tampoco eligió apabullar con la tenencia de la pelota, características que definieron el leit motiv de los equipos de MG en este tiempo.

¿Qué pasa? Será tarea de Gallardo y de su cuerpo técnico llegar al fondo de la cuestión. En todo caso, lo preocupante es que más allá de jugadores que no están a nivel, esta vez y como nunca antes muchos de los problemas se advierten directamente desde el mismo banco.

Mirá también

Encuesta: ¿fue el Súper de menor nivel de intensidad y juego del ciclo Gallardo?

Con el reciente historial de traspiés en las difíciles y entonces un equipo poco confiable, Gallardo habrá querido ponerse a él mismo, jugar el domingo, y pretendió darle un diferencial táctico con un 11 de estreno, pero pareció caer en la misma trampa original: el plan pareció pasado de rosca, sobreanalizado y demasiado sofisticado para este River. Y así pudo provocar un efecto contrario: confundir, desorientar.

La serenidad que pidió el Muñeco después de aquel 0-1 con gol de Villa no fue la que tuvo él mismo en varios tramos del año, con cambios de esquema y de jugadores a razón de 90 ó -como en la Bombonera- 45 minutos que hablan un idioma desesperado.

Mirá también

Otra mala en River: Juanfer Quintero está desgarrado

La falta de paciencia del técnico (apenas un síntoma: dispuso de dos, tres y hasta cuatro -con Godoy Cruz- variantes simultáneas durante el juego) es también la de un equipo que no puede sostener la idea ni la templanza después de un golpe: con mentalidad de cristal, no lo hizo en ninguno de los dos clásicos contra Boca, en el Amalfitani directamente se regaló como si la serie fuera a 90 y no a 180 minutos y Armani lo salvó de una goleada, en la vuelta se fue del partido después del papelón arbitral y contra Tigre no tuvo reacción luego del error de Paulo Díaz que terminó en gol de Colidio.

Contra Tigre, una derrota tan dura como inesperada (German Garcia Adrasti).

Contra Tigre, una derrota tan dura como inesperada (German Garcia Adrasti).

Mirá también

River: Aliendro, con fecha de operación

Suena fuera de contexto para un ciclo que se resumirá para toda la vida en una serie final de Libertadores en la que logró remontar tres veces un resultado adverso (una sacando del medio) para terminar levantando la Copa.

Por lo demás, el no menos irregular andar de sus adversarios le regaló ya muchos boletos de tren para prenderse definitivamente en la pelea por el campeonato y River no se subió (Arsenal en Sarandí y Tigre en Victoria, las últimas antes del Súper).

Con nueve fechas por disputarse, es probable que aparezcan algunas oportunidades más. Incluso, la de tener revancha contra Boca en la Copa Argentina. Aunque para aprovecharlas deberá serenarse, volver a las bases sin perder su esencia y recuperar la memoria para jugar los partidos que tenga que ganar con la altura que merece este ciclo.

Mirá también

Los nueve partidos que le quedan a River para soñar con la LPF

Mirá también

El ida y vuelta de Riquelme con dos periodistas de River

Fuente

Te gusto?

Publicado por Redacción FL

Partidos para hoy viernes 25 de marzo; Eliminatorias Mundialistas, Liga de Expansión MX y más

Partidos para hoy martes 13 de Septiembre; Liga MX, Champions League y más

Partidos hoy 13 de septiembre: programación y canales de TV que transmiten Champions League | Fútbol

Partidos hoy 13 de septiembre: programación y canales de TV que transmiten Champions League | Fútbol