in

Por qué Riquelme se convirtió en el súper papá de River

Por qué Riquelme se convirtió en el súper papá de River

Pueden llamarlo aura, talismán, cambio de paradigma o simplemente paternidad, para ponerle una denominación mucho más futbolera. Porque las paternidades existieron a lo largo de toda la historia del fútbol argentino en general y de los clásicos en particular. Pueden ser paternidades de una camiseta sobre otra y paternidades de jugadores sobre una camiseta. Como es el caso de Juan Román Riquelme y River. Papá Román. Súper papá. Como futbolista y como vicepresidente. Antes y ahora.

Mirá también

El fotón de Rojo y Pinola que se hizo viral tras el Súper

Mirá también

Ibarra: lujos en la práctica y su futuro según Román

La frase de Marcelo Gallardo en la previa fue la prueba que faltaba. Con toda su habilidad para preparar el terreno antes de partidos que considera muy importantes, el DT intentó hacer desaparecer la tremenda racha de Boca sobre su River desde 2020 para acá al decir que se sienten cómodos en la Bombonera, tal vez jugando con su pasado más lejano, remitiendo a sus logros anteriores en las distintas Libertadores cuando sacó resultados convenientes para definir la serie a su favor.

Porque a partir de la vuelta de Riquelme evidentemente algo cambió y para Boca se terminaron los tiempos de vacas flacas en los superclásicos en siete que se llevan jugados desde 2020. Su tranquilidad para hablar, lo simple que para él es el juego y la forma de tirar bombas de manera casi inadvertida se volvieron un clásico últimamente, pese al respeto que muestra en general. Y ni hablar la forma en la que destaca a sus propios futbolistas, ya sea en las arengas en privado o en público como este lunes: «Por más de que el otro sea el Barcelona, nosotros estamos convencidos de que le podemos ganar».

Mirá también

Boca: práctica abierta y súper clima

Lo sorprendente de Boca, Riquelme y River es que el período exitoso del rival en los superclásicos coincide con los años en los cuales el ídolo xeneize no estuvo en el club. ¿Cuándo dominó Gallardo? Entre la Sudamericana 2014 y la Libertadores 2019. ¿Cuándo se fue Román por no llegar a un acuerdo para renovar? A mediados de 2014. ¿Y cuándo volvió? En diciembre de 2019. Ni más ni menos. Es creer o reventar. Y eso que en el medio hubo otros ídolos como el Vasco Arruabarrena y Guillermo Barros Schelotto, y no pudieron, sufrieron una dura racha adversa. 

Antes de su salida a mitad de 2014, también es innegable la paternidad como jugador. El ídolo mandó en los números (ganó 14, empató ocho y perdió seis, con 59,52% de efectividad), pero mucho más en lo intangible, en lo que no queda en lo más frío de las estadísticas. Lo eliminó, sí, en la Libertadores 2000. Le hizo goles, sí. Pero por sobre todas las cosas, de tanto que disfrutaba esos partidos, casi siempre la rompió frente a su clásico rival. Fue amo y señor de los superclásicos.

La racha como vice

El puntapié de la racha de Riquelme como vice fue el triunfo indirecto en la última fecha de la Superliga 2019/20, el que ayudó a empezar a sacarse la mochila, cuando el equipo de Miguel Russo le sacó el título a River en la última fecha con un triunfo ante Gimnasia en la Bombonera. Y después llegaron los enfrentamientos mano a mano, en los cuales el Xeneize sacó un resultado conveniente en seis de los siete.

Mirá también

Beligoy: el arbitraje y por qué no amonestaron por el festejo en el alambrado

Mirá también

Manteca lloró en el homenaje

En 2021, primero fue el 2-2 en la Bombonera que dejó a Boca mejor parado para la última fecha (por haber llegado al empate a poco del final, por el gol de ventaja y «porque antes estos partidos se perdían», como dijo Tevez) y por otro cabeza a cabeza que dejó al Xeneize en la final y privó por segunda vez al Muñeco de lograr lo poco que le falta ganar: un torneo local.

Después de otro empate 1-1 de local, llegaron las dos eliminaciones por penales que confirmaron la tendencia: en apenas tres meses, Boca de Russo sacó a River de la Copa de la Liga y de la Copa Argentina. Esta última, incluso, recordado como el clásico que lo eliminó sin patear al arco en los 90 minutos. Como para agrandar el dominio en esta nueva era.

El 1-2 en el Monumental con Marcos Rojo expulsado a los 15 minutos cerró un 2021 de cinco superclásicos. Boca no pudo reponerse a esa tarjeta roja y terminó cayendo. La única mancha en siete enfrentamientos en la era Riquelme como vice.

El 2022 viene siendo contundente para el Xeneize, en marzo con Sebastián Battaglia y ahora en septiembre con Hugo Ibarra. Agustín Rossi se atajó todo en Núñez y Sebastián Villa aprovechó un error defensivo para dejar desparramado a Franco Armani. Y Pipa Benedetto metió la cabeza para cortar una racha de diez partidos sin meterla y festejó en el alambrado en el primer Súper con gente en la Bombonera desde 2019. «El contrario no pateó al arco», fue la sentencia de JR.

«Te fue bien con River desde que sos vicepresidente del club», le dijo Sebastián Vignolo a Riquelme luego de esta nueva victoria. Y Román respondió con perfil bajo, con una pisada, una gambeta, sin que le puedan sacar la pelota de su control absoluto: «Cuando nos tocaba jugar, ahora ya no lo juego más, me toca estar afuera, para nosotros lo más importante es competir«.

Riquelme no mete goles y no clava un tiro libre al ángulo, pero sí parece que juega desde afuera con sus frases, su presencia y el tamaño de su figura en contraposición a la de Gallardo. Desde su búnker en Ezeiza o, durante los 90 minutos, desde las alturas de su palco. Desde el cielo. Como un Dios. Todopoderoso vs. River. Mientras sigue de racha. Como en toda su carrera en Boca.

Riquelme en su palco, mirando el Boca-River. Foto MARCELO CARROLL

Riquelme en su palco, mirando el Boca-River. Foto MARCELO CARROLL

Fuente

Te gusto?

Publicado por Redacción FL

¿Qué hay detrás del mal momento que vive Katty Martínez con América?

¿Qué hay detrás del mal momento que vive Katty Martínez con América?

Fernández Vial dio el batacazo y venció a Puerto Montt » Prensafútbol

Fernández Vial dio el batacazo y venció a Puerto Montt » Prensafútbol