en

Simón, la joyita de River a la que aún no le sale el gol

Simón, el crack silencioso que sorprende a River

A pesar de que el arco mide 7,32 metros de ancho y 2,44 de alto, a ciertos jugadores les resulta más sencillo colocar un pase milimétrico entre piernas rivales y el receptor en movimiento que acertarle al enorme rectángulo fijo. Santiago Simón, hasta el momento, demostró una enorme calidad y oportunismo para asistir pero todavía no logró debutar en la red en los 31 partidos que lleva en River. Y sí, el superclásico es una oportunidad inmejorable para cortar esa racha.

Mirá también

Así es la venta de entradas para el River - Boca

No es un déficit que inquiete al pibe de 19 años que se convirtió en una pieza crucial del equipo de Gallardo por su dinámica, versatilidad, jerarquía técnica y panorama de juego. Más que nada, cumple un rol clave en el River del Muñeco por su facilidad natural para entregar la pelota a ras del piso y con precisión en velocidad, a uno o dos toques. De todas formas, por la posición que ocupa, generalmente como una especie de wing derecho pese a ser un volante todoterreno que hasta ha jugado como lateral, sumarle gol a sus condiciones, o al menos llegar con más frecuencia a la zona de definición, es una cuenta pendiente para un joven de Selección y proyección europea como él.

Mirá también

Las tremendas estadísticas de Barco en River

El mano a mano que le tapó Rey el domingo ante Gimnasia fue una de las pocas situaciones claras de gol que falló Santiago. Nunca estuvo tan cerca de cumplir ese sueño del pibe como contra Newell’s en Rosario: su mediavuelta de derecha rebotó en el palo, con el arquero ya rendido… No es que durante los 31 partidos erró varias oportunidades, como le sucedió el año pasado a Benjamín Rollheiser, quien recién pudo meterla en el juego número 34 de su carrera, contra Colón en el Trofeo de Campeones.

A Simón le quedó atragantado el grito en contadas oportunidades: en su debut vs. Banfield (20/11/20), en un remate débil ante Fluminense en el 1-3 de la fase de grupos de la Libertadores 2021, en un derechazo que le tapó Rigamonti en el 3-1 ante Central Córdoba en Santiago (25 de septiembre), en un bloqueo de Izquierdoz y otro tiro con destino de red desviado por un rival en el superclásico del 3 de octubre, en una definición en la final contra Colón y en un remate con desvío previo que Torrico mandó al corner frente a San Lorenzo.

Mirá también

Los números de Herrera en el Súper

Cuando se trata de ubicar a sus compañeros para dejarlos a un toque del gol, en cambio, la precisión de Simón es casi perfecta. Y precisamente empezó a dejar esa marca registrada en el 2-1 contra Boca de la LPF 2021, con una asistencia de primera calidad a Álvarez, su socio predilecto: la mitad de sus seis pases-gol fueron al 9 cordobés que compró el City, dos a Rojas y la restante, a De la Cruz.

Mirá también

David Martínez, con un pie afuera del superclásico

El joven de Tortuguitas que entró en el radar del Barcelona entiende que debe ganar voracidad y contundencia para potenciar su jerarquía con goles. Y está en el proceso de trabajo intenso para lograr esa evolución, un factor común para un volante ofensivo de su edad (DLC, por ejemplo, tardó 24 partidos en meterla en River y con 21 años). Es posible que haya llegado su momento para volver a dejar un sello en River como lo hizo en su primer Súper oficial. Esta vez, su desafío será romper la sequía con el arco contra Boca en el Monumental, lo que sería la frutilla del postre. Una evolución, como ha sido hasta ahora su incipiente y próspera carrera. Aun sin gol.

Mirá también

Valdano: "Gallardo está sobrado de preparación para dirigir en Europa"

Las asistencias de Simón

Un socio idel para Julián Álvarez

Fuente

¿Qué piensas?

Recopilado por Redacción FL

Deja una respuesta

Tabla de posiciones y resultados de la jornada 10 en el Clausura 2022

Tabla de posiciones y resultados de la jornada 10 en el Clausura 2022

¿Simeone deja al Atlético de Madrid para ser técnico del PSG? | Fútbol

¿Simeone deja al Atlético de Madrid para ser técnico del PSG? | Fútbol