Conecte con nosotros

Futbol Argentino

¿Qué dijo Román tras el reto a los jugadores?

Publicado

en

¿Qué dijo Román tras el reto a los jugadores?

¿Qué dijo Román tras el reto a los jugadores?

Fue una noche caliente en la Bombonera. Con una situación inédita, llamativa, explosiva. Tras la dura derrota contra Gimnasia, cuando los jugadores de Boca ya estaban subidos al micro para irse al hotel donde concentran, Juan Román Riquelme los hizo bajar a todos, los metió en el vestuario y hubo charla grupal. La cumbre, según le dijeron a Olé, fue durísima. Y luego el vice, consciente del rebote que había tenido su accionar, habló de esa situación, al retirarse del Templo, donde por primera vez empezó a recibir algunos cuestionamientos de algunos hinchas. Pocos, pero suficientes para marcar cierto disconformismo con el presente futbolístico.

¿Qué dijo Román sobre lo que pasó en el vestuario entre él y sus jugadores? La dibujó. Está claro que no iba a decir públicamente lo que les dijo en privado. Por eso, hay que leer sus declaraciones entre líneas.»Saludé a los jugadores. Han errado muchos goles, pero han hecho un gran gran segundo tiempo, la sacaron en la línea más de una vez, el arquero tapa una increíble a Almendra. Ya cuando pegó una en el palo (se refiere al remate de Agustín en el primer tiempo), dije ‘chau, hoy viene un día complicado'», contó el vice.

El mensaje de Riquelme también es evidente en el aspecto futbolístico. No le gustó nada lo del primer tiempo. La actitud del equipo, los errores que cometió, cómo terminó esa etapa, desconcertado, descontrolado, al borde de perder el partido ahí mismo. El 10 bajó línea, marcó la cancha (y ahí también relegó en su autoridad a Battaglia, su propio DT), les dejó en claro que eso no puede volver a pasar el miércoles, en una final para Boca. Porque él mismo reconoció que que hay que clasificarse sí o sí a la Libertadores 2022. Y la Copa Argentina, hoy, es el camino más corto (en la tabla anual, hoy, está afuera).

«El primer tiempo no fue bueno, el segundo fue todo lo contrario, fue lo que queremos. Estamos agradecidos al hincha por el cariño y el apoyo que nos da. Esperamos más tiempo tener el segundo que tuvimos el miércoles. Fui a agradecer a los jugadores porque hicieron un esfuerzo muy grande», aseguró.

De ninguna manera Riquelme iba a blanquear lo que pasó puertas adentro. Por eso, políticamente, eligió el camino de la crítica futbolística. Que no deja de ser dura. Porque la hizo él como vice. Y no Battaglia como DT. En ese sentido, fueron sus gestos de fastidio durante el partido y su modo de entrar al vestuario, enojado, con bronca, disconforme, bajando a los jugadores del micro, las imágenes que también hay que leer.

La charla en el vestuario duró entre 15 y 20 minutos y, según pudo averiguar Olé, fue un monólogo de Riquelme, que no es la primera vez que se pone cara a cara con el plantel, de hecho ya lo había hecho en Ezeiza antes del cruce con River en Copa Argentina. «Fue durísima, desde afuera se escuchaban las puteadas. Los zamarreó», contaron en el club.

«Los chicos están haciendo las cosas bien, han sumado mucho. Sabemos lo que representa la Copa Libertadores para nosotros nosotros y tenemos la obligación de clasificarnos por la Copa Argentina o por el torneo (se refiere a la tabla anual). El miércoles tenemos una final y esperamos hacerlo bien», plantó bandera el vice, en el mismo sentido.

Y hasta avisó cómo puede darse ese cruce contra Argentinos, en el que Boca se juega una verdadera prueba de fuego, que definirá mucho más que el año. Hasta la continuidad de Battaglia, claro.. «Todos los partidos son complicados e importantes. Vamos a enfrentar a un equipo que pelea y corre mucho, no nos va a regalar nada. Si queremos estar en la final, vamos a tener que hacer lo que hicimos en el segundo tiempo», volvió a bajar línea, sobre lo que no le gustó del equipo, como si fuera el entrenador.

De Battaglia, claro, también habló. Pero habló, más bien, sobre una generalidad. Sin dar una opinión concreta sobre lo que le gusta o no del equipo que él eligió como apuesta hasta diciembre para reemplazar a Russo. «Está bien, está contento. Está en su club, la gente lo quiere, nosotros también. Cumple el sueño de toda su vida. Jugó en Boca, tuvo su despedida, ganó muchos títulos y ahora dirige al club. Está disfrutando mucho».

Fuente

Anuncio
Haga clic para comentar

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia