Conecte con nosotros

Futbol Argentino

Las historias jamás contadas de los pibes de Boca

Publicado

en

Las historias jamás contadas de los pibes de Boca

Los chicos de Boca cerraron su ciclo inolvidable de dos partidos. Debut inesperado para la mayoría, sueño cumplido más allá de la forma en que se dio. Luego de un largo camino que Olé reconstruyó y presenta a continuación, a partir del relato de quienes los acompañaron en su etapa en la cantera xeneize.

Mirá también

Tevez, de vacaciones en Mendoza y sin definiciones sobre su futuro

El uno por uno de las historias

Agustín Lastra. En el 2011, el captador Diego Mazzilli se enteró de que en Monteros, Tucumán, había un arquero con condiciones e invitó a la escuela de fútbol en la que estaba a jugar un amistoso. Pero no bien llegaron, el propio Mazzilli puso a Agustín para Boca. Y con eso lo sorprendió y lo conquistó. En el medio apareció un fichaje en Independiente en Liga Metropolitana. Así que Boca lo fichó directo en AFA en 2013.

Mirá también

La encrucijada de Russo en Boca

Valentín Barco. Jugó de extremo, de volante y de tres. Tenía mucha personalidad, muchos decían que era canchero, pero era su juego… Siempre se supo que era diferente pese a que algunos DT no lo ponían.

Gabriel Vega. En el 2010, los captadores de Boca fueron a la Toscana, una canchita en González Catán, a ver jugadores para armar la categoría 2002 y de ahí surgió una prueba en Casa Amarilla. Se probó y jugó muy bien, aunque era el más flaquito. Por eso le costó jugar hasta la Sexta. Cuando Zeballos, Medina y Equi Fernández estaban en la Sub 17 y no jugaban para Boca, se le hizo el lugar. Y ya más armado y fuerte, empezó a jugar cada vez mejor.

Mirá también

Ramírez: revisión médica para firmar con Boca

Balthazar Bernardi. Fue siempre el tercero en su puesto. Variando de posición, jugó de lateral y después de central. Mejoró el físico y la peleó. Recién en Quinta y Cuarta empezó a jugar, se le abrió el camino y llegó cuando pocos lo imaginaban. En Boca consideran que es un premio al esfuerzo. La familia siempre acompaño: se destacaban los gritos de aliento de la mamá en la tribuna.

Israel Escalante. Lo vieron Mazzilli y Horacio García en 2014 en una escuela de Boca de Corrientes. Como la 99 era muy buena, en los primeros años jugó en liga, no en AFA, al igual que Balerdi. En el 2017 agarró confianza y empezó a despegar. Nadie olvida cómo la rompió en una final en Cuarta vs. River.

Mirá también

Casi confirmado: hay superclásico la semana que viene

Rodrigo Montes. Lo vieron en las pruebas en el club Atalaya de Córdoba. Alternaba en el puesto, relegado por Almendra o Weigandt. Se consolidó en Quinta, con más rodaje, y y después se ganó el jugar en la Reserva.

Vicente Taborda. Jugaba al tenis, practicaba los dos deportes a la vez y viajaba los fines de semana desde Gualeguay para jugar. Hasta que de más grande vino a la pensión. Con Schiavi pasó por Reserva como 9 e hizo algunos goles, luego lo bajaron. Este año se ganó de nuevo un lugar en la Reserva.

Fuente

Anuncio
Haga clic para comentar

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia