en

la crítica a Riquelme y sus «jardineros»

la crítica a Riquelme y sus "jardineros"

Alejandro Fantino lanzó un nuevo episodio de su podcast, Fantacast, que decidió titular «Los jardineros de Riquelme». Allí, hizo un profundo análisis de la situación actual de Boca bajo la gestión de Juan Román Riquelme y del Consejo de Fútbol. Entre analogías con libros y la mitología griega, el periodista criticó al vice de Boca y a quienes lo acompañan.

«Riquelme empieza a caminar por la fina línea de provocar el cansancio de mucha gente. Y me refiero a vos, hincha, y a aquellos que están fuera de lo político en Boca, que simplemente son hinchas. Román juega con ese fuego, y lo hace pulsionalmente o inconscientemente cada vez más. Está viviendo desde hace un tiempo lo que no le puede pasar a un semidios, que es caer en hibris (orgullo y arrogancia), en locura, en soberbia, en esa especia de fiebre que volvía locos a los dioses antes de derrumbarlos», inició en su relato.

«La prensa le tiene miedo a Riquelme, le tiene terror. Se atragantan cuando tienen que hablar de él. Y es comprensible, porque mucha prensa tiene que ir a la cancha y tiene que atravesar barrabravas y gente cercana a Riquelme. He tenido algunos casos de algunos colegas que la han pasado muy mal. A Roberto Leto, por ejemplo, que es un tipo que nació sin maldad y que tiene, por lo menos, 35 años en el mundo Boca, le patearon la puerta y le fueron a pedir explicaciones. Creo que eran familiares de Román y gente cercana al Consejo. Si le pasó a Leto, que es un ser sin maldad, le puede pasar a cualquiera«, contó el conductor.

Mirá también

El diálogo entre Latorre y Montoya sobre la Bombonera

Fantino explicó que Riquelme traspasa la barrera de ídolo, y que logró en el Xeneize algo que nadie pudo: «Román dio un paso más allá de la idolatría o de ser un tipo amado, y se convirtió un poco en Boca. Ningún jugador en algún punto logró convertirse en Boca. Quizá lo hizo Maradona, pero no sé si tanto como Román. Cuando vos criticas a Riquelme, o decís algo malo de él, en algún punto estás diciendo algo malo de Boca».

Riquelme, desde su palco en La Bombonera. (Foto: Juano Tesone)

Riquelme, desde su palco en La Bombonera. (Foto: Juano Tesone)

En esa misma línea, el periodista reveló que habló hace poco con el vice de Boca: «Hace unos días intercambié un par de mensajes de Whatsapp con él. Creo que fueron amargamente afectuosos, y falsamente afectuosos. Es muy pragmática nuestra relación. Creo que las cosas están claras de cómo yo hablo de él y lo que él piensa de mí. Yo no soy amigo de Riquelme, ni tampoco quiero serlo, y creo que Román respeta mi mirada y tampoco me atacaría porque tiene un cierto respeto profesional por mi forma de ver las cosas».

«Riquelme me genera cosas muy fuertes, pero no quita que no pueda decir lo que está mal. Creo que tiene que entender que empieza a equivocarse por soberbia. Fíjense que traslada el mundo Boca al predio. Boca deja de ser Boca en Brandsen y se va al predio. Ya no es la cancha de Boca. Y Boca no es el predio de Ezeiza; Boca es La Bombonera. Ahí está la mística. Pero son cuestiones que Román, empezando a afiebrarse, decide y banca con el Consejo», agregó Fantino.

Los entrenamientos en el predio de Boca

Los entrenamientos en el predio de Boca

El Consejo y la denominación de «jardineros»

«Pasemos al tema del Consejo ahora. Hay un libro que se llama Desde el Jardín, de Jerzy Kosinski, y es un libro que se puede aplicar al Consejo de Boca. Resulta que había una casa que tenía un jardinero que nunca había salido a la calle. La casa era de un anciano que se enferma y el jardinero vivía cuidando las plantas en el jardín. Cuando el dueño de la casa muere, el jardinero tuvo que salir a la calle. Y va a parar a la casa de un importante industrial norteamericano, a quien le dijo una frase, que el norteamericano interpretó con otro sentido, y comenzó a replicarla en diferentes lugares», explicó Fantino.

Mirá también

Los concentrados de Boca: dos vueltas y una baja de peso

Y concluyó: «Finalmente, y gracias a esa frase, el universo conspira para que el jardinero, que simplemente era eso, un jardinero que no tenía experiencia de vida, termine siendo uno de los tipos más poderosos de Estados Unidos. Solo por haber estado en el lugar indicado frente a la persona indicada. Ese es el Consejo. Son todos jardineros. Ibarra, Bermúdez, Cascini… Mi pregunta es: ¿tiene algún conocimiento para estar manejando un club como Boca, o son el jardinero de Kosinski?».

«Si estos son los jardineros de Kosinski, y Roman se rodea de jardineros, al menos tengan la humildad de abrirse, de escuchar. El Consejo debe abandonar esa soberbia de estar cerrado en su micromundo y de creerse que se las saben todas, cuando en realidad son los jardineros de Kosinski aprendiendo en Boca. Y en Boca es dificil aprender. Aprender en Boca es cometer errores. Y cada error te saca de un campeonato. Cierro con esto: hay tiempo para cambiar, para mejorar, para ser mas humildes. Pero tienen que entender que no es de ellos el club«, remató Fantino.

Mirá también

Bomba: ¡Chiquito Romero en Boca!

Fuente

¿Qué piensas?

Recopilado por Redacción FL

Mazatlán vs Chivas: transmisión en vivo del partido de J7; escucha la Liga MX Apertura 2022 en directo

Mazatlán vs Chivas: transmisión en vivo del partido de J7; escucha la Liga MX Apertura 2022 en directo

Luis Díaz, la joya colombiana que podrá marcar la diferencia esta nueva temporada en Liverpool | Fútbol

Luis Díaz, la joya colombiana que podrá marcar la diferencia esta nueva temporada en Liverpool | Fútbol