Conecte con nosotros

Futbol Argentino

Enfoque, fixture y resiliencia: por qué River cree

Publicado

en

Enfoque, fixture y resiliencia: por qué River cree

«Estamos medio desencontrados. Ya nos vamos a amar en algún momento”. La frase de Marcelo Gallardo es de enero de 2019: todavía duraba la resaca de las Fiestas en Madrid y su equipo no podía soltar esa alegría que de cualquier manera será eterna para los hinchas. El Muñeco se refería a la liga argentina: hoy la historia de amor entre River y la competencia doméstica todavía ofrece suspenso, no se concretó, pero la serie de desencuentros podría empezar a encaminarse por fin hacia un título o un beso apasionado. Y es que a diez fechas del final del campeonato River está ante un escenario más favorable que el de casi todos los torneos locales que disputó en estos siete años y medio de la gloriosa era MG, que abarrotó las vitrinas del Museo con 12 trofeos pero que todavía no consiguió el que fue siempre la especialidad de la casa.

Mirá también

Cómo será el sorteo que tendrá pendientes a los hinchas de River

Por supuesto que aún -como piensa el cuerpo técnico- falta mucho, que 30 puntos en juego son una liga en sí mismos, que en la paridad vigente del fútbol argento ganar o perder una seguidilla de partidos puede cambiar de un momento a otro radicalmente las posiciones de los equipos. Y que encima River tiene por delante un fixture poco menos que espinoso. Pero hoy la tendencia pone al CARP ante una trama que no conoció en este tiempo: sin ninguna competencia que pueda interferir sus prioridades como sucedió tantas veces con la Copa Libertadores en todos estos años, River empezó a oler sangre los fines de semana y aún con un nivel que todavía muestra sus claroscuros sin la regularidad (y la jerarquía) de otros tiempos, parece tener más que sus rivales.

Mirá también

Al límite: quiénes deben cuidarse en River para jugar ante Talleres

El fixture que le queda a River.

El fixture que le queda a River.

Con un agregado: no tiene a ninguno de los grandes pisándole los talones. Boca, Independiente y Vélez hoy están a nueve puntos y el contrincante más fuerte, que se despegó con River en la pelea, es un Talleres que hace rato juega muy bien pero que todavía tiene abierto el frente de la Copa Argentina y que deberá demostrar en el tramo final de la LPF que no le da vértigo pasar de revelación a candidato. En ese sentido, el partido del jueves 21 en Córdoba puede ser decisivo.

Mirá también

Auzqui y la lucha con River: "La presión la tienen ellos"

Es ahora ¿o nunca? La coyuntura es para aprovechar en la que podría ser la última liga de Gallardo en este ciclo: al menos eso marca un contrato que expira en diciembre y cuya renovación todavía representa un signo de preguntas grande como el Monumental. Lo cierto es que a esta altura el Muñeco puede respirar: logró sortear la última fecha FIFA en la que su equipo jugó con desventaja (la próxima doble jornada de Eliminatorias, del 11 al 16 de noviembre, no tendrá partidos del torneo en el medio por las elecciones de medio término). Y ése, además de un alivio, es otro indicador: aún con hasta 10 jugadores menos River sacó 7 puntos sobre 9 en disputa en el último tiempo. Si con suplentes le alcanzó, cuando tenga a la mayoría de sus titulares (amén de las lesiones), la chapa de favorito se impone sola.

Mirá también

Atento River: Enzo Pérez y Martínez deben pasar la prueba de Gallardo

Aunque tampoco deberá confiarse: si bien sólo cuatro de sus próximos 10 rivales están hoy arriba de la mitad de la tabla (Talleres 2°, Estudiantes 3°, Racing 10° y Defensa y Justicia 12°), enfrentará a oponentes y escenarios que últimamente son muy difíciles para el equipo, empezando por un alicaído San Lorenzo este domingo que en sus últimas dos visitas a Núñez ganó con un Torrico que en el Monumental se torna imbatible, y pasando por otros duelos complicados además de Talleres, Estudiantes y Defensa; Argentinos y Racing se le cerraron muy bien en sus últimas visitas al Liberti, Central en Rosario siempre es bravo y ni hablar Atlético en Tucumán, en la fecha final, con el agregado simbólico de lo que ocurrió en la Superliga 19/20.

Mirá también

Los 10 pasos de River hacia el sueño de Gallardo

Aquella vez también parecía todo dado para saldar el pagaré hasta que Boca le arrebató el título: fue la última vez que River peleó hasta el final una liga que también le había sido esquiva en el Torneo Transición 2014 cuando priorizó la Sudamericana y Racing dio la vuelta y en el Campeonato 2016/17, cuando encadenó una serie de victorias que no pudo aprovechar en el final de un campeonato que quedó en manos de Boca.

Es la hora, es la hora: falta, pero River ya sueña en grande con ese beso final.

Mirá también

Suárez: el quirófano, primer paso hacia la recuperación

Mirá también

Talleres, filosofía y ambición del principal competidor de River

Mirá también

Vitalicios de River: ante el Ciclón, inscripción pero con cupo

Mirá también

Pratto: Gareca antes que Gallardo como el mejor DT de su carrera

Fuente

Anuncio
Haga clic para comentar

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia