Connect with us

Futbol Argentino

Dos años de Riquelme en Boca: ¿balance positivo o negativo?

Published

on

Dos años de Riquelme en Boca: ¿balance positivo o negativo?

11 de mayo de 2014. Estadio Alberto J. Armando. La Boca, Buenos Aires. “No estoy emocionado, estoy contento. Juego, me siento bien. Tendrá que pensar mucho si sigo acá o en otro lado, pero seguir jugando, voy a seguir jugando”.

Fue de vice y le hizo ganar la elección a Ameal (Maxi Failla).

Fue de vice y le hizo ganar la elección a Ameal (Maxi Failla).

Mirá también

Russo: 100% de efectividad desde su llegada en Arabia Saudita

29 de diciembre de 2021. Polideportivo Benito Quinquela Martín. La Boca, Buenos Aires. “Les estoy eternamente agradecido porque hace dos años me hicieron volver al club. Espero que nos apoyen durante muchísimos años más porque yo quiero estar hasta el último día de mi vida en este club”.

Mirá también
Advertisement

Así recibieron Battaglia y el plantel de Boca al 2022

La primera frase corresponde al Juan Román Riquelme jugador, al 10, al ídolo, al que para muchos fue, es y seguirá siendo el máximo ídolo de la historia xeneize. El que desparramaba talento en todas las canchas del país. El Torero, el Topo Gigio, el distinto. El Riquelme extraterrestre. El que parecía no equivocarse nunca.

Román en su palco, desde donde observa los partidos de Boca.

Román en su palco, desde donde observa los partidos de Boca.

Mirá también

Un ex arquero de Boca anunció su retiro

La segunda pertenece al Riquelme dirigente. Al Riquelme político, líder, conductor, jefe, presidente, vice, secretario, tesorero, jefe de prensa, candidato. Humano. Sí, el Riquelme dirigente es humano. Y como todos, claro, también comete errores. ¿Siempre? No. En estos dos años tuvo, lógico, mejores y peores momentos. Partidos que ganó solo y algunas decisiones fallidas que terminaron costándoles muy caras al club. Repasemos…

Mirá también

Alerta Salvio: sin charlas con Boca y tensión

Entre los principales éxitos de la gestión Riquelme no puede pasarse por alto el final de la racha adversa vs. River. Bajo su conducción, Boca le arrebató al Millonario el título de la Superliga 2019/20, lo eliminó en cuartos de final de la Copa de la Liga y en octavos de la Copa Argentina. La única derrota fue en la Liga Profesional, 2-1, habiendo jugado más de 75’ con un jugador menos. Y los títulos, obvio, también le aportaron un plus a este primer reinado de JR: ganó la Superliga (asumió a siete fechas del final), la Copa Maradona y la Copa Argentina, aunque las cosas no le salieron del todo bien en el plano internacional: afuera en semis de la Libertadores 2020 con Santos y de la 2021 con Mineiro, en octavos, la noche del escándalo en Brasil.

Advertisement
Mirá también

¿Cuándo arranca la pretemporada cada equipo?

La política de refuerzos merece un párrafo aparte. Paolo Guerrero, Cavani, Roger Martínez, Borja, Isla, Medel (y siguen las firmas) fueron sólo algunos de los players con los que Riquelme charló y no logró convencer para llegar a Boca. Y en líneas generales, los que sí llegaron no estuvieron a la altura. Pol Fernández, el mejor, anduvo bárbaro con Miguel y terminó colgado por diferencias con Riquelme. Del resto, además de que muchos llegaron por cercanía o idolatría pon el 10, casi ninguno estuvo a la altura, entre los cuales puede incluirse a jugadores como Rolón, Briasco, Zambrano y Orsini, que directamente jugó poco y nada. El que sí fue un acierto fue Rojo, que se ganó rápidamente un lugar entre los 11 y aportó carácter, experiencia y manejo de grupo. Eso sí: las lesiones lo tuvieron a maltraer y se perdió varios partidos.

Mirá también

El divertido diálogo de Fabra con los hinchas de Boca

En contrapartida, la promoción de juveniles pareciera ser ya una marca registrada del Boca de Román. Futbolistas como Varela, Medina, Vázquez, Zeballos, Sandez, Molinas y el propio Barco comenzaron a tener continuidad y a demostrar que pueden ser más que una alternativa para Battaglia. Además, Román cambió casi por completo el staff de Inferiores, sumó a varias glorias del club y ordenó que todas las categorías jugaran con enganche. ¿La mala? Mandó a echar ¡por teléfono! a los DT de la gestión Angelici y en Ezeiza hay bronca por el trato que reciben algunos empleados de parte de los integrantes del Consejo. El predio, de todos modos, luce cada día más lindo. Se arregló el drenaje de las canchas y se mejoraron los vestuarios y las oficinas.

Riquelme y Barco, una de las promesas del club.

Riquelme y Barco, una de las promesas del club.

Mirá también
Advertisement

Encuesta: ¿los hinchas de Boca quieren la vuelta de Pol Fernández?

Con los técnicos, JR tuvo sus idas y vueltas. Acertó de entrada con la contratación de Russo, pero no tardó en soltarle la mano cuando aparecieron los primeros tropiezos. ¿Battaglia? Un caso similar. Primero lo eligió, luego lo desautorizó con el affaire del micro y, pese a no estar convencido, le renovó por obligación.

De un tiempo a esta parte, Riquelme se mostró en una reunión con Infantino, empezó a acompañar al plantel y hasta participó de una reunión de rosca en la Liga. Le quedan dos años y a futuro se verá. El balance, por ahora, ¿le da positivo?

Votá en la encuesta de Olé​

Fuente

Advertisement
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tendencia